¿Es normal que mi gato viva excitado?

La primera vez que vi a mi gato tratando de montar al otro, me horroricé. No entendía lo que estaba ocurriendo y no sabía cómo separarlos. Y la castración se dio en tiempo y forma, ¿por qué mi gato vive excitado?

Amtommio tenía la costumbre de montarse al otro gato. Esto era algo que me desesperaba porque, al ser el alfa de la casa, era todo por la fuerza y me angustiaba tener que presenciar tanto sometimiento. Dr. Oli Shapiro, por su parte, no hacía nada. Se quedaba quieto en un rincón mientras el otro se «desfogaba». En esa época, no sabía nada de animales y todo me hacía pensar que estaba mal castrado y que estaba sufriendo. «¿Por qué mi gato vive excitado?», le pregunté al veterinario que los atendía. Se rió pero no dio respuesta.

Gato montando a otro
¿Es normal que mi gato viva excitado?

Llevé este asunto a diferentes profesionales que minimizaron la cuestión con un «imposible» o «no es nada». Y como la escena siguió repitiéndose a diario, casi sin freno, tuve que empezar a investigar por mi cuenta. Este comportamiento llamado «humping», se da principalmente en los machos pero no es exclusivo de ellos.
Anahí Campero de «Gatos del Salón», me contó que a su gata le pasa exactamente lo mismo. «Arranca con un amasado normal, pero va in crescendo hasta que llega a ese punto en donde ya siento que es demasiado y la saco. Y ella me grita enojada, ofendida y se va».

Cuando algo así ocurre, lo primero que debemos hacer es… ¡llevar al animal a consulta y verificar que todo esté en orden! Porque si bien la criptoquidia es más común en perros que en gatos, podría estar ocurriendo esto y hay que hacer estudios para verificar los niveles de testoterona.

Algunos felinos que son castrados luego del primer celo aprenden que esa conducta provoca placer. Por eso se recomienda castrarlos antes de que desarrollen conductas de celo. ¿Mis gatos fueron castrados pasados los cinco meses? No. Y aún así, ocurría y ocurre.

Los gatos son esponjas

¿Están preparados para leer la posible causa? STRESS. Así como los humanos tenemos algunos comportamientos para bajar o controlar la ansiedad (comer trash food, fumar, mordernos las uñas, mordernos los labios), los gatos también. Repasemos mi situación familiar: cuando adopté a mis gatos, mi vida era un completo caos. Y lo más lógico es que ese desborde fuera a parar a mis animales. ¿Cuándo empezó el Dr. Oli Shapiro a desarrollar esta conducta? Tras la muerte de su compañero.

Las flores de Bach que me preparó Silvina de Flores4Patas han ayudado notablemente a calmar esto. Y hoy solo se produce esporádicamente. E