Alimentos frescos

Cuando uno le cambia la alimentación al gato, muchas cosas empiezan a mejorar, empezando por su pelo, su estado de ánimo y su comportamiento general. Desde que mis gatos comen alimentación natural, duermen toda la noche. Molestan, desde luego, como cualquier gato saludable que vive activo y jugando. Pero solo durante el día. Y ya no rompen cosas como antes. Por eso es muy importante darles alimentos frescos de buena calidad, libres de gluten, harinas, cereales y metales pesados. 
En Argentina todavía hay muy poca oferta de alimentos frescos comerciales y muy pocos veterinarios con ganas de ayudar a sus pacientes en la transición pero hay que insistir. También es cierto que los precios no siempre ayudan y uno termina creyendo que darle carne al gato puede salir carísimo pero no siempre es así. Podemos usar los  recortes menos magros (siempre quitándoles la grasa), menudos de pollo (ahí tendremos cogote, hígado, corazón para nuestro plato), alitas de pollo, vegetales fermentados (son fáciles de preparar y muy económicos), etc. Lo importante es establecer un plan nutricional con el veterinario porque no es lo mismo alimentar a un gato con alguna patología que darle de comer a un gato joven y saludable. Entonces, si estás decidido a hacer un cambio en la vida de tus mascotas, exigí al veterinario que te ayude con las proporciones de acuerdo al peso, edad y salud y no te angusties durante la transición. Hay gatos que aceptan el nuevo alimento sin problemas y hay otros a los que les cuesta más. Empezá con muy poca cantidad de alimento fresco. Algo pequeño. Los gatos se estresan fácilmente y nadie quiere que un cambio brusco enferme al animal.

El olfato del gato

Como bien saben, los gatos son muy sensibles a ruidos, cambios y olores. Y muchas de las cosas que uno usa habitualmente (vaporizadores, perfumes, aerosoles, esencias aromáticas en palitos, velas perfumadas, colonias, humo de cigarrillo, humo de marihuana, productos de limpieza. Incluso el olor de un tapizado o mueble nuevo) pueden afectar el olfato del gato, ser perjudiciales o simplemente, estresarlos.


El olfato del gato

La American Animal Hospital Association (AAHA) y la International Society of Feline Medicine (ISFM) aseguran que se puede conseguir un entorno felino sano siempre y cuando se respete al máximo los cinco pilares principales de directrices de necesidades medioambientales:

  1. Proporcionar lugares seguros.
  2. Proporcionar los recursos básicos multiplicados en número:
    • Lugares de descanso.
    • Lugares de juego.
  3. Proporcionar oportunidades adecuadas para juegos de caza.
  4. Proporcionar contacto con el humano de manera predecible y positiva.
  5. Proporcionar un ambiente respetuoso con el sentido del olfato.

Una vez comprendido este punto, debemos recordar que a los felinos les encanta la higiene y la limpieza. Pero no solo en lo personal sino también en su entorno. No sé si sabías que los gatos tienen un olfato muy agudo, 14 veces más fuerte que el nuestro. Por ejemplo: odian el olor a cítricos, por eso es tan útil la naranja a la hora de espantarlos. ¡Las piedritas sanitarias sucias! Tampoco soportan el olor a pimienta ni el olor a pino.

Todos los aromas fuertes y químicos también son rechazados por ellos. Y además la mayoría son tóxicos y les causan stress. Entonces, anotá: nada de velas, espirales, amoníacos, productos abrasivos, vaporizadores perfumados o insecticidas, perfumes fuertes, etc.

La calidad del aire no solo es importante para nosotros sino también para ellos, por eso es bueno limpiar y aspirar bien las superficies y ventilar los ambientes. También se los puede estimular olfativamente con aromas que son inofensivos para nuestros gatos y que a la vez, les resultan agradables. Una posibilidad es usar lavanda fresca (planta), matatabi, flores de manzanilla, valeriana y hierba gatera pero siempre en pequeñas cantidades e incluso incorporar difusores de feromonas.
Y como decimos siempre: ante la duda, consultá con tu veterinario holístico. Que te ayude a elegir lo que es más apropiado para tu gato.

Música para relajar gatos

Los animales son muy sensibles a los sonidos en general y a la música en particular. Y esto incluye ruidos y gritos. Entonces, ¿existe la música para relajar gatos?

Música para relajar gatos

Una manera de bajarles el stress auditivo y calmarlos, es a través de la música para relajar. La Dra. Narda Robinson, escritora en Veterinary Practice News, dice al respecto: «Evidencias experimentales crecientes indican que la música modula la función cardiaca y neurológica, lo que suprime el estrés a través de métodos bioquímicos y neuromoduladores».

De todos modos, este no parecer ser el único tipo de música que ellos prefieren: hay más sonidos que se han ido descubriendo y que incluyen ronroneos y otro tipo de vocalizaciones gatunas que resultan ser muy efectivas. Journal of feline medicine and surgery indica que «la múisca para gatos» imita los sonidos del ronroneo y la succión y agrega frecuencias similares al rango vocal de ellos, que es dos octavas más alto que el nuestro. 
¿Probamos?

Independientemente de las investigaciones científicas y veterinarias, en casa hemos probado varias veces el poder de la música para relajar a mis gatos. Aún mucho antes de tener este blog y de ponerme a leer al respecto. En nuestro caso, por ejemplo, nos funcionó perfectamente como terapia frente al miedo, la tensión o la exploración de un hogar nuevo. Ryan Adams es uno de nuestros músicos favoritos y mi gato Dr. Oli Shapiro se relaja notablemente cuando escucha su voz. Como sea, dejo aquí nuestro playlist de música clásica tranquila para calmar fieras.

Cuando el primero de mis gatos llegó a casa, uno de mis amigos nos regaló un disco de Ryan Adams para que Oli dejara de maullar desconsolado. Y el efecto fue asombroso.