Alimento mal llamado balanceado

Alimento mal llamado balanceado

¿Es tan malo el alimento industrial, mal llamado balanceado, para nuestras mascotas? Sí. Por empezar, tanto gato como perro son carnívoros: el primero es carnívoro estricto (tiene que comer carne para poder vivir) y el segundo es carnívoro carroñero (puede comer hidratos y verduras pero a la larga, su organismo comenzará a debilitarse). Y en segundo lugar, y ya para hablar puntualmente de gatos, estos son los únicos animales diseñados para hidratarse a través de la comida. Cuando ellos atrapan una presa, esa presa tiene entre un 70 y un 80% de agua mientras que el alimento seco o momificado, tiene entre un 4 y un 7% de hidratación. ¿Qué significa esto? Que aquellos gatos que consumen alimento industrial, viven en estado de deshidratación crónica.

"Los gatos tienen más posibilidades de tener una salud óptima si se alimentan" Lisa Pearson. 

Ahora bien, ¿existe algún alimento industrial que sea menos malo? NO pero si aún así, ustedes están decididos a darle alimento de paquete al gato, deben aprender a leer las etiquetas y tomar una decisión: miren la composición y chequeen si los 3 primeros ingredientes son de proteína animal claramente especificada como «carne de salmón», «carne de pollo» o «carne de ternera». Si dice soja, maíz, harina de maíz, harina de huesos, dejen eso en la góndola y sigan buscando.

Los gatos no deben ingerir ni granos ni carbohidratos, entonces… los carbohidratos (el almidón, los cereales, etc) no deben superar el 30% de los ingredientes. No compren nada que tenga HARINAS ni harinas de subproductos. Ni se imaginan lo que hay en la harina de carne y de hueso. Es aterrador. De todos modos, aún si encuentran un alimento seco que sea «grado humano» y que además reúna ingredientes no tan malos en su composición, recuerden que deben hidratarlo. Los gatos deben estar hidratados siempre para evitar que sus órganos y sobre todo la parte urinaria y el riñón, colapsen. Entonces, humedezcan la comida con caldo de huesos, agreguen probióticos (vegetales fermentados) y aceite de origen marino.