Caldo de huesos

Empecé a preparar caldo de huesos para y por Amtommio. Cuando él enfermó, había que mantenerlo hidratado y nutrido luego cada de cada operación y este caldo era una muy buena opción para que pudiera recuperarse. Hay muchas formas de prepararlo y todas son válidas pero hace un rato, Rosario, una seguidora de nuestra cuenta de instagram, me pidió que compartiera la receta que uso y acá está.
En una cacerola, ponemos agua limpia y filtrada. La cantidad de agua va a depender de la cantidad de caldo que uno desee preparar. A mí me gusta tener un recipiente en el freezer, para cubrir cualquier eventualidad y por eso siempre hago un poco más. ¿Qué huesos vamos a elegir? Cualquiera. Pueden ser de vaca o de pollo, en lo posible orgánico, o los llamado «huesos para caldo» que venden en las carnicerías . También podemos usar un pollo entero o hueso con carne, sobre todo si el animal se niega a comer y hay que tentarlo con algo sabroso. Los ponemos en la cacerola con el agua, agregamos un chorro de vinagre de manzana (el ácido acético ayuda a que se desprendan todos los minerales en la cacerola) y dejamos cocinar unas 4 horas a fuego mínimo. Si pusimos hueso con carne, vamos a notar que ésta se desprende fácilmente del hueso. Entonces, apagamos el fuego y colamos muy bien. Los animales NUNCA deben comer huesos cocidos por eso, una vez que terminamos de hacer el caldo, hay que colar todo y esos huesos se tiran. Si querés seguir haciendo caldo de huesos más concentrado, podés retirar la carne y la primera tanda de caldo y en otra cacerola limpia, volver a poner agua, vinagre y los huesos y cocinar por 24 horas a fuego mínimo.
Los humanos también podemos consumirlo. Mi madre lo come con fideos para sopa y algunas verduritas. Es absolutamente mágico y sanador.

Indiscreción alimentaria

El gato no entiende de peligrosos y a veces, toca o come cosas que no son buenas para su salud. A veces la historia termina mal y otras, la sacamos barata y no pasa de una indiscreción alimentaria que se resuelve con unos días de dieta.

indiscreción alimentaria

El domingo prácticamente no estuve en casa y mis gatos aprovecharon esa ausencia para hacer de las suyas: darse un atracón de aceite de oliva o «indiscreción alimentaria». Esta cuenta no se cansa de recordar la importancia de tener una casa a prueba de gatos. Lamentablemente, siempre hay detalles que se nos escapan y es ahí donde suceden los desmanes.

1. ¿Problema digestivo o algo más?

¿Cómo estoy tan segura de que el gato consumió algo indebido? La verdad es que segura no estoy pero mi gato, esa noche, tuvo diarrea y se negó a comer. Primer gran síntoma de que algo no andaba bien.
Los gatos suelen esconder síntomas y aunque estemos muy atentos a signos y señales, a veces no es tan sencillo. Sin embargo, la diarrea y la falta de apetito son signos que uno no puede pasar por alto. El Dr. Oli Shapiro es un gato saludable y activo y de no ser por este episodio puntual, no suele tener problemas.

2. Gatito a dieta.

Por eso, lo primero que hice fue dejarlo tranquilo 12 horas para que su tracto gastrointestinal descanse y se repare. Sin embargo, transcurrido ese tiempo, tampoco quiso comer la dieta blanda que le preparé (pollo a la plancha y calabaza al vapor). Ahí ya no había mucho más que esperar y tuve que llevarlo a la clínica veterinaria para hacer análisis de sangre y asegurarme de que no hubiera una enfermedad subyacente.

3. La interconsulta.

El tema con las urgencias veterinarias suele ser complejo porque uno no sabe muy bien a dónde ir en esos casos y no todos los veterinarios están disponibles sin turno previo. Siempre recomiendo tener varios teléfonos de profesionales, cosa de ir descartando opciones por si alguno no puede atendernos. Nosotros, por suerte, pudimos organizarnos bien y armar un plan que, tras los análisis y la evaluación veterinaria, requirió interconsulta online con Christian Vergara para armarle una dieta puntual para la inflamación hepática. A Christian le pasé el día anterior todos los estudios realizados a mi gato: ecografía, análisis de sangre y orina + edad y peso y luego, durante la consulta, fuimos viendo la dieta personalizada.

Recuerden: siempre que haya una patología puntual, la dieta debe ser administrada por un veterinario.

«Si tu gato presenta un episodio de diarrea de vez en cuando que se resuelve en uno o dos días, entonces es probable que haya sido causado por algo que comió y le cayó mal».

Qué hacer durante un terremoto

A diferencia de un huracán y otros desastres, los terremotos ocurren sin previo aviso. Son como la carta de «La torre» en el tarot: algo ocurrirá de pronto y durante la noche. Entonces, ¿cómo mantener seguros a nuestros animales y qué hacer durante un terremoto?

Mantener seguros a nuestros animales durante un terremoto

Hace un tiempo leí una nota muy interesante sobre cómo entrenar a los gatos para que obedezcan en casos de emergencia. Es algo complicado y la mayoría de las veces resultará algo muy difícil de conseguir pero debemos intentarlo. Por eso hoy vamos a repasar los puntos fundamentales para mantener seguros a los animales durante una catástrofe. Estar preparado es la clave.

Los animales, al ser mucho más perceptivos que nosotros, muestran cambios en su conducta habitual. Por eso es clave aprender prestarles atención. Mascotas Foyel explica:
«las conductas más observadas y reportadas son las de los animales de compañía, que muestran cambios notables en su conducta habitual: aves que quieren huir de sus sitios de confinamiento y gatos que buscan refugio en lugares aislados, detrás o dentro de muebles. Los perros se muestran súbitamente agresivos o aumentan notoriamente el apego a sus dueños, modifican sus rutinas de descanso y sueño, no quieren dormir donde ni como lo hacen habitualmente, aúllan o ladran incesantemente sin motivos aparentes, se presentan inquietos y muchos emprenden la huida. (Previo a un desastre llama la atención que el numero de animales perdidos aumenta considerablemente)».

¿Qué pasa entonces con nuestros animales, cuya primera reacción es la de morder, esconderse o huir? ¿Qué tan preparado estás para proteger a tu mascota en un caso de riesgo? Algunos expertos sugieren no tratar de agarrarlos y aconsejan que si uno ha salido a pasear el perro y ocurre un terremoto, debemos tirarnos al suelo y gatear (en lo posible) hacia un lugar seguro, lejos de edificios, postes eléctricos y árboles. Y si el gato está en el transportín, no lo saques de allí.

La autora de Depadesoltera también contó su experiencia sobre el tema: «Voy a empezar con esto: sea perro o gato, siempre, SIEMPRE ténganle collar y placa con datos actualizados, es superimportante. No recuerdo si alguna vez les conté, exactamente hace 5 años, en el terremoto de aquella vez, Chelsea se asustó tanto que se escapó entre los barrotes de la reja (por los que ni cabía, pero lo logró) y se fue corriendo despavorida. Lo primero que hice fue salir corriendo tras ella tratando de alcanzarla y, como era de esperarse, en el mismo parque había más personas buscando a sus perros, todos gritando sus nombres y diciendo a otras personas como eran por si alguien los veía».

"Si el transportador de su mascota es lo suficientemente liviano, puede llevarlo o arrastrarlo con usted a un lugar seguro".


Mochila para emergencias

Como muchos sabrán, en Perú ha habido terremotos severos este año y nuestra amiga Laura Melgar Paula, diseñó mochilas para usar en caso de emergencia. Ella vive en Lima y me dijo: «si hay terremoto, no habrá luz, ni agua, ni supermercados, ni cajero automático ni nada por mucho tiempo. Hay que tener esto por las dudas». Ella estaba en su casa cuando comenzó el temblor y rápidamente lograron meter a los gatos en transportines y salir del edificio. Los felinos, por lo general, no dejan que los agarren y es probable que intenten buscar un lugar seguro dónde protegerse. Aquí dejamos las fotos de las mochilas que diseña Laura y una nota muy interesante de la Dra. Karen Becker al respecto. 

Mochila para emergencias

Vacunación responsable vs sobrevacunación

Probablemente no exista otro avance médico que haya salvado más vidas que las vacunas. Lamentablemente muchos animales experimentan efectos secundarios leves y no tanto y por eso siempre debemos optar por una vacunación responsable.

Vacunación responsable

Voy a hablar de un tema muy polémico, que se conoce hace casi 30 años y que es muy poco divulgado: el exceso de vacunación en los animales. Cuando mi gato Amtommio enfermó, en el 2015, todos los profesionales que consulté, concluyeron en que el tumor (fibrosarcoma) era producto de la triple felina y que debía dejar de vacunarlo.

En ese momento, como estaba desesperada, consulté con 7 veterinarios convencionales (desde el más comercial y televisivo hasta los del Hospital Escuela) y todos me dijeron lo mismo: fue la vacuna. Creo que como guardianes de mascotas, debemos exigir una explicación clara, seria y honesta al respecto. ¿Por qué si saben las contraindicaciones de la antirrábica, la triple felina y la vacuna contra la leucemia ninguno parece querer blanquearlo? Según el Centro de Cáncer para Mascotas, los tumores que desarrollan los gatos después de la vacunación generalmente son fibrosarcomas, pero también pueden ser rabdomiosarcomas, histiocitoma fibroso maligno, sarcoma indiferenciado, osteosarcoma extrasquelético y condrosarcoma.

Según explica la Dra. Becker, los sarcomas asociados a la vacunación generalmente son más agresivos que los sarcomas no relacionados con vacunas. Un estudio de 100 gatos diagnosticados con SPI reportó que el 60 % de los gatitos presentaron tumores de alto grado (altamente agresivos), mientras que sólo el 6 % presentó de bajo grado (levemente agresivos). Los sarcomas felinos asociados con las vacunas se desencadenan principalmente debido a la vacuna contra la rabia o la vacuna contra el virus de la leucemia (FeLV por sus siglas en inglés). Sin embargo, el SPI también se ha relacionado con la colocación del lufenuron inyectable (ingrediente activo de algunos productos contra las pulgas, garrapatas y otras plagas), antibióticos de acción prolongada, corticosteroides, microchips y zonas del cuerpo de un gato donde se utilizaron materiales de sutura no absorbibles”. Con esto no estoy diciendo que haya que dejar de vacunar al gato (o perro) sino que se debe hacer a conciencia. ¿Por qué revacunar a nuestras mascotas de por vida si no lo hacemos con nosotros mismos?, es una muy buena pregunta para arrancar con esta cuestión. Una de las cosas que quiero dejar bien en claro acá, es que la diferencia entre una persona que opta por una vacunación responsable y un antivacunas, es inconmensurable. Por eso me enoja que una veterinaria como la Dra. Sara Wooten haya escrito un artículo espantoso sobre el tema acusándos a muchos de nosotros de antivacunas cuando eso no es para nada cierto.  

Amtommio a upa


Los que tenemos o tuvimos gatos con fibrosarcomas, sabemos lo que significa transitar esa enfermedad con ellos y la culpa inmensa que no se va, menos después de la muerte del animal, por algo que se podía haber evitado. Siempre pienso que si pudiera volver el tiempo atrás, volvería al momento en que lo encontré a Amtommio y esperaría hasta los 6 meses para aplicarle todas las vacunas y reducir riesgos, buscaría un buen veterinario holístico que le recetara algún remedio detox para disminuir las consecuencias y listo. Lamentablemente es algo que no puedo hacer pero sí puedo contarlo acá, a ustedes. (En estos años, he tenido la posibilidad de charlar con muchas  personas cuyos perros y gatos tenían fibrosarcomas necrosados. Algunos veterinarios me convocaron para que fuera a dar charlas a sus consultorios sobre cómo atravesar algo tan tremendo como un tumor sumamente agresivo y reincidente como el que producen estas vacunas. Devastador). Entonces, no estoy hablando de no vacunar al gato o al perro sino de no sobrevacunarlos. En lo personal, mis gatos son de interior, esto significa que no están en contacto con otros animales, con lo cual, tomar la decisión de no vacunarlos más, ha sido fácil. Si tu gato sale y está en contacto con otros gatos, sí debés vacunarlo pero pedí a tu veterinario holístico que te dé un detox y repasen los pro y los contra de vacunarlo en exceso. Es importante. Los efectos de estas vacunas pueden aparecer aún 10 años después de suministradas. También se puede pedir un examen de concentración de vacunas, en algunos países se hace y es caro. Sé que en Argentina hay un método de saber estas cosas porque me lo han ofrecido pero nunca llegué a saber los costos.
Para terminar, dejo esta frase de el Dr. John Robb aclara: “El trabajo de los veterinarios es vacunar con el fin de producir inmunidad con la menor dosis y el menor número de aplicaciones que cumplan ese mismo fin. Una vez que la mascota es inmune, el trabajo está hecho.»

Nota: Vacunar al gato en la cola es la mejor opción. 

Comederos para nuestras mascotas

Siempre hablamos de la importancia del alimento natural para gatos y perros pero pocas veces mencionamos la importancia de elegir un buen comedero. Hace un par de años, mi amiga Laura Melgar me alertó sobre esto y me puse a buscar en internet y encontré algo de información. Pero básicamente, es lo mismo que pasa con las tablas de corte. Uno debe tener mucho cuidado con ellas, cambiarlas periódicamente y lavarlas adecuadamente.
En cuanto a los recipientes para gatos, hay muchas opciones en el mercado y por lo general, siempre elegimos las peores: tazones de plástico, con superficies porosas que pueden albergar bacterias o aquellos realizados con productos nocivos para nuestras mascotas.
Entonces, ¿qué elegir a la hora de comprar? Cuencos de vidrio o cerámica. A mí me gusta más el vidrio porque la cerámica se raja fácil y mis gatos cabecean los recipientes y los cachan rápido. El vidrio, a diferencia del plástico, se lava fácil y no quedan impregnados los olores.

Cómo armar una dieta base

El primer paso, es ir al veterinario, pesar a nuestro gato, hacer análisis de rutina y si es adulto (mayor de 1 año), 100% saludable y no está dando de mamar ni está preñado, podemos arrancar. Es importante tener en cuenta que los animales vienen de comer alimento seco, que muchas veces, les deja el organismo en malas condiciones. Entonces, es fundamental descartar cualquier patología y asegurarnos de que los riñones, estén funcionando bien. ¿Qué otras cosas debemos tener en cuenta? Actividad física, si está castrado o no y si es gato de interior o exterior. En base a esto, el veterinario deberá decirnos si nuestro felino debe bajar de peso, aumentar algunos gramos o si está en su peso ideal.

Generalmente, cuando uno sirve croquetas, tiende a llenar el comedero porque todo parece poco y el gato siempre pide más. Este error, sumado a que el alimento industrial es puro carbohidrato, solo hará engordar a nuestra mascota. ¿Cuánto alimento diario (fresco) necesita si está en forma? Entre el 3 y el 4% de su peso, emulando el tipo de presa que ellos cazan en la naturaleza.

Como siempre digo: hay que formar equipo con el profesional que uno elija, para que nos ayude a formular la nueva comida y una vez que arrancamos la dieta natural, ir comentándole cómo evoluciona nuestro gato por si hay que hacer ajustes. No hay que obsesionarse, lo aclaro porque es muy fácil que suceda pero hay que estar atentos y controlarlos cada 20 días, aproximadamente. Sobre todo al principio. (A mi gato Amtommio, por ejemplo, todo el tiempo hay que estar ajustándole la dieta porque, por su metabolismo, tiene tendencia a perder peso).

Una vez que sabemos cuánto alimento por día debe consumir, vamos a dividirlo de la siguiente manera: un % de huesos carnudos (alitas o cogote de pollo. Yo uso el cogote porque es más fácil de cortar), un % de carne (cerdo, pollo, vaca), un % de corazón (vaca o pollo), un % de hígado y un % de otras vísceras (seso, riñón, etc). A esto, se le sumará una mínima parte de vegetales (fibra). Los gatos son carnívoros estrictos, por lo cual las verduras no deben superar los 20 gramos diarios. 

Muchos se preguntan cómo hacer para dosificar la comida fresca y si es compatible con nuestra vida moderna. La verdad es que no es tan complicado y uno se termina acostumbrado y aprende a manejar sus horarios. Se pueden armar viandas semanales o quincenales y la comida puede servirse en tres veces, que es básicamente lo ideal. Ahora si por alguna razón se complica, se hacen dos tomas y listo. Recuerden que los felinos no deben pasar muchas horas sin comer. Existen además, unos comederos programables que suelen ser ideales para cuando pasamos muchas horas fuera de casa.

Algo muy importante y no debemos olvidar, son los suplementos. Hay que agregarlos sin abusar: algunos son de suministro diario y otros deben darse de forma alternada.
¿Qué pasa con el huevo? Es una excelente fuente de proteína para nuestras mascotas y debe servirse como snack (semi crudo) y nunca más de uno por semana (1/2 huevo un día y 1/2, otro día).

Es muy factible que noten un cambio en el cuerpo del gato. Se va a poner más fibroso, más atlético, más «gato», porque al sacarle los hidratos de carbono y darle alimento apropiado para su especie, va a ganar masa muscular. Ahora, si el gato tiene alguna patología, como es caso de uno de mis gatos, es otra historia y ya no será una dieta base lo que consuma sino una formulada según sus requerimientos de salud, sin excepción.

Cualquier consulta, escribir a migatodinamita@gmail.com

Frutas para nuestros amigos

Los gatos y perros pueden comer frutas pero en muy poca cantidad y en algunos casos, no todos los días. Por lo general y si estoy en mi casa durante el día, se los sirvo en forma de snacks y en algunas ocasiones, los agrego en el plato, junto con la carne y las vísceras.
Manzanas: contienen antioxidantes y vitamina C y aunque algunos gatos gustan de masticarlas,  se pueden rallar. Acordate de lavarlas bien, quitarles la piel, el corazón y la semillas.
Espárragos al vapor: son una rica fuente de vitaminas y minerales pero como en algunos lugares son un lujo, hay que esperar a que llegue esa gran ocasión para compartir una pequeña cantidad con nuestros gatos.
Calabaza al vapor: una excelente fuente de fibra, antioxidantes y vitamina A
Vegetales fermentados: contienen probióticos, vitamina K2 y son desintoxicantes. Estos los uso a diario pero en una cantidad mínima.
Brócoli al vapor: es anticancerígeno, contiene fibra saludable y nutrientes beneficiosos incluyendo potasio, calcio, proteínas y vitamina C. (La veterinaria de mi gato me aconsejó a dárselo con frecuencia porque Amtommio está haciendo un tratamiento oncológico).
Espinacas al vapor: tienen propiedades antiinflamatorias. Para que mis gatos las digieran bien, luego de cocidas, las proceso con la minipimer.
Col Rizada: tiene vitaminas K, A y C, hierro y antioxidantes
Melón: alto contenido de vitaminas A y C. En verano, suelo servirlos como snacks pero a mis gatos mucho no les agrada.

La Dra. Karen Becker, por su parte, recomienda:

  • Cocinar los vegetales para evitar una asfixia y mejorar su digestibilidad
  • Servirlos naturales (sin azúcar, sal, especias, mantequilla u otros aditivos)
  • Proporcionárselos solo ocasionalmente, y en porciones muy pequeñas

Hablá con tu veterinario de confianza y que te aconseje, según la edad y el estado de salud de tu animal, qué cantidad de estos alimentos podés compartir con tu mascota.

 

Adoptar un gato

A la hora de adoptar un gato o traer un nuevo animal a casa, la duda más grande que nos asalta es «¿qué va a pasar con el felino titular? ¿Lo aceptará? ¿Se pondrá celoso? ¿Se adaptará fácilmente al nuevo compañero?»

Adoptar un gato


Para la adaptación hay varias cosas a tener en cuenta, incluyendo las flores de Bach. Estas deben ser administradas antes de la llegada del nuevo integrante, sosteniendo el tratamiento tres meses como mínimo. El uso de feromonas sintéticas también puede ayudar muchísimo en esta etapa. Sin embargo hay algo que muchos no contemplan y tiene que ver con la salud (física y emocional).

Cuando decidimos adoptar un gato bebé (y ni hablar de transitar gatos de la calle) debemos tenerlo separado del otro gato por un período de 20 días como mínimo y desparasitarlo. Y si va a ser un gato que circula, no dejarlo salir al exterior hasta tener las vacunas correspondientes. Eso como primera medida hasta descartar cualquier otro tipo de enfermedad.  Si uno mezcla un gato enfermo con otro que capaz está con las defensas bajas, puede ser un problema serio.

Muchos gatos de la calle suelen tener alguna enfermedad, ya sea anemia producida por la picadura de una pulga, VIF (el virus de inmunodeficiencia felina), ectoparásitos (que requiere tratamiento) o rinotraqueítis felina (un virus respiratorio muy común y muy contagioso que a veces puede ser mortal). Los gatitos pueden vivir con anemia o VIF y se pueden recuperar del FVR, pero sin dudas va a contagiar al resto de la manada. Y si el otro gato viene de sufrir stress por algún episodio traumático y está débil, podría costarle la vida. @Emi_Veterinario, quien nos ayudó a elaborar este post, nos dijo algo que no podemos pasar por alto: «el tema de mantenerlo encerrado también es porque, más si son adultos, suelen no conocer olores como propios y huir. Entonces mejor que se familiarice con el hábitat, una semana mínimo para después permitirle salir al exterior».

Entonces, seamos prudentes. Consultemos a el veterinario, preguntemos todo lo que haya que preguntar, tomemos recaudos, no nos apuremos. Si tu gato está en tratamiento, no metas a un gato nuevo en la casa hasta que esté completamente fuerte y sano. Respetá los días que hay que tenerlos separados y mientras, andá preparando el terreno con el otro gato que tenés en casa.

Quiero que el gato use el inodoro

Los gatos deben ser respetados por lo que son y como tutores responsables, deberíamos entender eso de una vez por todas. Sin embargo, hay gente que todavía insiste con la maldita idea: «quiero que el gato use el inodoro».

Algunos sitios «especializados» en gatos suponen que está muy bien que los animales utilicen el WC e incluso dan instructivos para que aprendan más fácilmente a hacerlo. Sin embargo, esto va en contra de los instintos primarios del animal. Por eso, para mí, la frase «quiero que mi gato use el inodoro» es demencial.

Quiero que mi gato use el inodoro

Los seres humanos podemos equivocarnos, desde luego. Pero el aprendizaje es crucial porque forma parte de la evolución. Nosotros, al principio, pensábamos muy diferente. Incluso, hemos llegado a subir fotos de animales vestidos en nuestra cuenta de twitter. ¡Y he llevado a mis gatos a fiestas de amigos, poniéndolos en situación de riesgo! Luego uno madura, lee, investiga, estudia, aprende y la mirada cambia. Sobre todo cuando nos preguntamos si, estando en la naturaleza, el animal haría esas cosas. 

Lo más importante acá es respetar su ser animal. Ya bastantes cosas hacemos cuando lo incorporamos a nuestra vida: lo castramos, lo mal-alimentamos y lo encerramos. Por eso, cuando nuestros seguidores preguntan sobre domesticar al gato para que pueda usar el baño humano y nuestra respuesta fue NO.

Hay cuestiones higiénicas que uno debe contemplar. Además, el gato podría perder el equilibrio y caerse en el inodoro lo que podría ser una experiencia traumática para él. Por su parte, Jackson Galaxy, el experto en comportamiento felino y presentador del programa «Mi gato endemoniado» (Animal Planet), dijo lo siguiente:

La idea es una locura. Eso simboliza cambiar la naturaleza de un gato para que se adapte a tus propósito. Si no quieres lidiar con la caja de arena y la pala, no tengas gatos”.

Un felino debe poder cazar, atrapar, matar, comer, lavarse y dormir. Y en muchos casos, todo eso debe hacerlo indoor. Entonces, demos gracias que aprenden a usar la caja sanitaria en lugar de orinar libremente por todo el departamento. Y no intentemos convertirlo en algo que no es poniéndole ropa y obligándolo a usar nuestro baño.

Elegir la caja sanitaria de un gato no es un tema menor. En general, se recomienda tener siempre una extra, es decir: si hay dos gatos en la casa, deberíamos tener una caja para cada uno y una más. Un número de cajas de arena adecuado ayuda a prevenir problemas de comportamiento, como hacer pis o defecar fuera del arenero e incluso problemas veterinarios, como la cistitis idiopática felina. Los gatos son muy quisquillosos y es importante mantenerla en muy buenas condiciones, no solo por ellos sino también por nosotros. Hay que cambiarla cada dos años y lavarla con jabón neutro y agua caliente cada dos semanas.

Redes de contención

Uno de los accidentes más comunes con gatos que viven en departamentos o casas de varios pisos es la caída desde lugares altos, como balcones, ventanas y techos. Y esto ocurre por falta de una redes de contención.  

«Siempre tuve gatos y jamás necesitaron protección. ¿Te pensás que son tontos?», me dijo una amiga hace unos años. El gato doméstico ha conservado algunas características del gato salvaje (felis silvestris) y por eso, aún en la adultez, conserva características juveniles e intrépidas. Si se cae, no lo hace por falta de inteligencia o rapidez.

A los gatos les encanta sentarse en las ventanas o pasear por las barandas de los balcones. Este pasatiempo puede ser una aventura muy arriesgada si no existe una protección. 


1. El gato paracaidista.


La alimentación de nuestros gatos es tan importante como poner redes de contención si vivimos en un piso alto. O sea, lo que come, si no tenemos cuidado, es tan peligroso como si lo dejamos caminar por la baranda de un piso 6.
Pero como de la alimentación hablamos seguido, pasemos a las redes de contención. ¿Sabían que existe el término «síndrome del gato paracaidista» (High-rise syndrome in cats» o «HRS» en inglés)?  Es claramente eso: un gato cayendo de las alturas. Algunos creen que los gatos tienen un fino sentido del equilibrio o que si se caen, pueden acomodar su cuerpo y prepararlo para no lastimarse. Sin embargo, conocemos muchos casos de gatos que hoy no pueden caminar gracias a estas caídas o que simplemente, han muerto. En nuestra cuenta de twitter tenemos el caso de una gata que cayó de un piso ocho y está muy lastimada porque lo cierto es que aunque no caigan de pie no quiere decir que no sufran daños o lesiones internas.

2. El gran problema.

Es importante poner redes de contención.

«En la década de 1980, The Animal Medical Center fue el primero informar sobre el síndrome de los rascacielos cuando, en el transcurso de cinco meses, trató a 132 gatos que se habían caído de edificios. Si bien el 90% de los gatos sobrevivieron, muchos de ellos sufrieron lesiones graves, como traumatismo torácico, lesiones en la cabeza/facial y fracturas de extremidades».

3. La caída.

«El proceso se lleva a cabo en dos fases, justo antes de caer al suelo, el gato se abre para rozar con el aire y mitigar la velocidad (como si fuera un paracaídas). Pero los daños suelen incluir roturas en cabeza, región posterior, torax y abdomen».
Si tu gato cae por la ventana, lo primero es llevarlo a una urgencia veterinaria para que lo examinen, ya que podría haber una lesión interna. Parece una obviedad aclarar esto pero hay mucha gente cuyo gato sufre accidentes de este tipo y no lo llevan a la guardia. Ahora si tu gato es de los que sale por el barrio a diario con lo cual es imposible controlar lo que hace o lo que le sucede, podés evitar que se lastime de dos maneras:
1) impidiendo que salga a balcones, terrazas, ventanas hasta que pongas protección.
2) poniendo redes para evitar que caiga.
3) instalando un catio.