Heredar un animal es un acto de amor

Dejar como único heredero a nuestro gato no es lo mismo que heredar un animal de otra persona. Y hoy queremos aclararlo.

Cuando uno guglea «heredar un animal» lo primero que aparece en el buscador son cosas que nada tienen que ver con esto sino con leyes y dinero. Por eso quisimos hablar del tema y revisar un poco las historias de nuestros seguidores y amigos.

Heredar un animal

Imaginate por un momento que tenés una vida completamente armada y una casa linda e impecable sin animales porque preferís tener libertad de acción. Y un día alguien te llama para decirte: «me queda poco tiempo de vida y necesito que te ocupes de mi gato». Parece algo extremo pero ocurre y bastante más seguido de lo que uno imagina. Tal vez los casos sean menos dramáticos pero la gente suele heredar animales. A veces el traspaso se hace con papeles, dejando todo claro y en orden bajo la mirada atenta de algún escribano y otras veces…

Uno de mis amigos tuvo que hacerse cargo del gato de la novia. Cuando se separaron, la chica le dijo «quedate con René o lo tiro por ahí». Mi amigo no iba a permitir que eso ocurriera pero la idea de convivir con un gato no era algo que lo hiciera muy feliz. Al principio se odiaron. Pasó mucho tiempo hasta que la relación humano – felino se convirtió en un vínculo hermoso. Juan amó a René como nadie. Y viceversa. Y cuando él murió, se tatuó su cara en el brazo.

René en el brazo de Juan

La pandemia y toda la locura, incertidumbre y terror que vivimos, reavivó esto. Muchos, sobre todo los que estamos solos con nuestros animales, nos desesperamos. «¿Qué va a pasar con mi gato si yo muero?» En un momento, algunos llegamos a hacer pactos con otros conocidos para calmarnos. «Okey, si yo muero primero vos te quedás con mis perros y viceversa». Complejo.

Cuando planteamos el tema en nuestra cuenta de twitter, todo estalló. Nos llegaron muchísimos testimonios hermosos, tristes, dramáticos. Fue algo realmente increíble.
Y con ese material, hicimos un episodio memorable de nuestro podcast.
Milagros heredó a Petunia: «Ella vivía sola con su humano y cuando murió, buscaban un hogar para ella. Tenía 10 años y compartimos juntas 6 años inolvidables». Angie, por su parte, nos cuenta que «al morir mi tía me traje sus 2 gatos a casa. A Bingo, mi tía lo había adoptado de otra amiga que había fallecido y a Panty la tenía de bebé». Todas historias de amor absoluto.

La caja sanitaria

La caja sanitaria suele ser uno de los temas más complejos para humanos o tutores. Y lamentablemente, el único que sale perjudicado es el gato.

caja sanitaria


Los gatos son animales rutinarios y escondedores pero nuestro consejo es: si están haciendo pis o defecando fuera de la bandeja de piedritas, lo primero que hay que hacer es ir al veterinario. Tanto los humanos como los animales sentimos aversión a la visita médica pero no queda otra y en este caso, es una regla de oro: pis o caca fuera de la litera amerita visita veterinaria.
Ahora bien, si ya fuiste al veterinario y el gato está okey, lo siguiente es revisar los cambios que hubo en la casa. ¡No saques conclusiones, solo observá y anotá! Nosotros llevamos un diario que nos ayuda mucho a tener en claro ciertas cosas sobre alimentación y conducta: cualquier cambio o síntoma, por pequeño que sea, se anota sin entrar en pánico.
Además, es interesante recordar que los problemas con las deposiciones fuera de lugar se deben por lo general a dos motivos muy claros: algo físico o algo relacionado con la caja sanitaria, stress o cambio en la rutina de la casa. Por eso y a pedido de nuestros seguidores, hicimos un gran episodio de #MiGatoDinamita hablando de este tema y seguiremos tratándolo en sucesivos programas porque hay mucho material para abordar.
La caja sanitaria NO ES UN TEMA MENOR pero la mayoría de los tutores no le presta tanta importancia porque es muy incómodo lidiar con la pala y la arena. Es casi un tema tabú.
Entonces: los felinos conviven con nosotros, seamos amables con ellos y prestemos atención a sus requerimientos.

Ansiedad en gatos

La ansiedad en gatos puede volverse crónica y constante y manifestarse a través del comportamiento: orinar fuera de la caja, romper o tirar cosas, dejar de comer, etc. Por eso hay que estar atentos y recordar que “eso que me gusta a mí” puede no gustarle a él o no ser lo suficientemente adecuado para su especie.

Ansiedad en gatos

Los gatos son muy particulares y hay que estar muy atentos para poder decodificar qué es lo que les pasa. A veces, aunque se vean relajados, pueden estar experimentando ansiedad crónica y por eso es importante que vivan en un entorno relajado y, en lo posible, libre de stress.


1. Hazte fama y échate a dormir.

Los gatos tienen fama de ser independientes y distantes. Si hay algún felino en tu casa, seguramente notarás que esta afirmación es una gran falacia. Ellos, al igual que los niños, pueden formar un vínculo seguro o inseguro con nosotros, sus tutores. ¿Qué sería un vínculo inseguro? Cuando volvemos a casa luego de una jornada de trabajo y el gato se nos pega o nos ignora por completo. Si el animal se sintiera seguro y libre de ansiedad, seguiría disfrutando de su entorno de forma relajada.
El perro de mi tía, por ejemplo, ha llegado a romper puertas y mosquiteros cada vez que ella se ausenta, sobre todo si se avecina una tormenta. En un gato, la ansiedad por separación podría ser menos evidente. Al menos, en un primer momento. Uno de mis gatos padecía ansiedad por separación: había sido abandonado por su mamá y no soportaba estar lejos mío mucho tiempo.
¿Qué gatos pueden ser propensos a padecer esto? Los que quedaron huérfanos, los que fueron destetados muy pronto, los que viven en un entorno poco estimulante y aquellos cuya actitud demandante es recompenzada.

2. El ambiente.

Crear un ambiente óptimo para que los gatos puedan sentirse a gusto empieza por la alimentación (fisiológica, adecuada para carnívoros estrictos) pero también por la variedad lumínica del entorno. Recuerdo que Lula, una amiga-seguidora, nos contó que durante mucho tiempo vivió en un monoambiente sin luz natural y cuando finalmente pudo mudarse, su gato revivió. “No sabía que existía el sol”.

Pensá que en la naturaleza, ellos cazan para vivir y, lamentablemente, la vida doméstica es muy distinta. Entonces, enriquecer el entorno siempre es fundamental: que tengan acceso a la luz natural y a lugares oscuros para refugiarse, además de variedad de juguetes, cajas, torres y un mueble vacío para que puedan echarse a dormir de modo seguro. Si notás que tu gato tiene un cambio en la conducta, lo primero es consultar con un buen veterinario holístico de confianza para descartar patologías subyacentes.

"La mayoría de los gatos están apegados de forma segura a su dueño y lo utilizan como fuente de seguridad en un entorno novedoso", dice Kristyn Vitale de la Universidad de Oregon.

3. Rutina Rutina Rutina.

gato aburrido

Para estar física y psicológicamente saludable el animal debe sentir que tiene cierto control sobre el entorno que habita. Recordá: son rutinarios y cualquier modificación, por mínima que sea (obreros en la casa, olor a pintura, separación, ¡piedritas sanitarias nuevas!) puede provocarle ansiedad. Además, ellos también se aburren. Si sospechás que tu gato tiene ansiedad por apego, el primer paso es ir al veterinario para descartar alguna otra patología. Si el diagnóstico es acertado,
podés recurrir a las flores de Bach: hay preparados especiales para estos casos. Siguiendo las indicaciones al pie de la letra, vas a poder comprobar que funcionan muy bien.

Ronroneo

El ronroneo sigue siendo algo misterioso. Y aunque los humanos suponemos que es una muestra de amor y felicidad, no siempre es así.  

El gato es muy particular y como siempre decimos, no hay dos iguales: es maravilloso oírlos ronronear pero no todos se comunican del mismo modo.
Algunos, por ejemplo, nunca ronronean y esto no significa que sean menos felices que aquellos que sí lo hacen. El ronroneo es una práctica que comienza al segundo día de nacer, junto con el amasado, y depende mucho del carácter del animal. Mi gato, Dr. Oli Shapiro, empezó a ronronear de adulto pero para poder percibir el sonido, todo debe estar en silencio y a veces, es necesario tocarle la zona gutural a fin de captar la vibración. También hay gatos que siempre ronronearon y de buenas a primeras, ya no lo hacen.

Si hubiera que elegir un sonido universal para la paz, votaría por el ronroneo.
B.L. Diamond


1. Teorías sobre el ronroneo.
A pesar de la cantidad de teorías al respecto, todavía se desconoce su origen. Aunque se ha demostrado que el sonido se produce a través de la vibración intermitente de la laringe y los músculos diafragmáticos. Según algunas investigaciones que se han hecho sobre la psicología de los gatos, estos usarían el «ronroneo» para atraer y manipular la atención humana. Desde luego, esta es tan solo una de sus formas de comunicarse porque también pueden percibir nuestras emociones y responder frotándose contra nuestro cuerpo o golpeándonos con la cabeza.

«Los gatos ronronean durante la inhalación y la exhalación con un patrón constante y de frecuencia entre 25 y 150 Hz. Varios investigadores han concluido que las frecuencias de sonido en este rango pueden mejorar la densidad ósea y promover la cicatrización», dice la Dra. Soledad Torres Alvarado. 



2. Relación de las madres con su cría.
¿Es real que ellas se comunican con sus cachorros mediante el ronroneo? Es amorosamente cierto: durante y después del parto, la gata se comunica de ese modo con sus gatitos. Y al cabo de unos dos días, ellos ya están capacitados para comunicarse así con ella. Seguramente esta noche todos prestaremos más atención al ruido que emiten nuestros felinos, ansiosos por descubrir tonos, frecuencias y significados. Y si no ronronea, se comunicarán de algún modo igualmente encantador.

«Y aunque es tentador afirmar que los gatos siempre ronronean cuando están felices, es más plausible que el ronroneo del gato sea usado como un medio de comunicación y una fuente potencial de auto-sanación. Muchos de ustedes quizás ya la hayan experimentado sin darse cuenta», concluye la Dra. Torres Alvarado.

Misticismo felino

Pocos animales son tan hipnóticos y misteriosos como los gatos. Su capacidad de camuflarse en la naturaleza ayuda a la leyenda pero, ¿qué hay de cierto en el misticismo felino?

El gato es gracioso, intrigante y muy misterioso. ¿Por qué salta repentinamente? ¿Por qué mira fijo la pared? ¿Puede, acaso, ver la muerte? ¿Qué es el misticismo felino? Cierto es que, en el antiguo Egipto, se los llamaba Miw, que significa ver. Y los egipcios realizaban estatuas que imitaban al gato para colocarlas fuera de las viviendas, como protección. Es que un felino es capaz de percibir todo. Y esto, a los humanos, nos pone la piel de gallina.

Misticismo felino


Dice Pierre Loti en Japonerías de otoño que leyó en un libro “muy notable y muy poco conocido en el Japón” algo que después comprobó que era una creencia muy general entre los campesinos de ese país: “Cierta noche de invierno, los gatos celebran, en algún jardín aislado, una gran asamblea que termina con una ronda general a la luz de la luna”. Y continúa Loti: “Viene en seguida esta cláusula adorable, que recomiendo a todos los que se preocupan en averiguar el misterioso encanto de los gatos: “Para ser admitido en esta reunión, todo gato debe procurarse un fichú o un pañuelo de seda con que cubrirse la cabeza, para bailar”.

¿Los perros anuncia la muerte?

Un día antes de morir, mi papá vio unos perros en la habitación del sanatorio donde se encontraba internado. Mamá creyó que estaba delirando pero ni bien pudo, me llamó por teléfono algo perturbada, para contármelo.
Años más tarde y antes de morir, mi tía también vio perros. En esta oportunidad, la visión era mucho más que una simple anécdota: mi madre supo que se trataba de una señal. Lloramos.
En el episodio #112 de nuestro podcast, y gracias al invaluable aporte de Diego Entintado, decidimos hablar de misticismo felino, señales desde el más allá y poderes esotéricos. Con nuestra Biblia («El tigre en la casa» de Editorial Sigilo) en mano, nos adentramos en un sinfín de magias y misterios y convocamos a la astróloga y tarotista Marcela Baffigi para que responda, si acaso esto fuera posible, todas nuestras preguntas.

Razones para adoptar un gato

Cuando entramos en Facebook y miramos las fotos de los rugios, nuestro sentido común se nubla. Y lo cierto es que adoptar un gato no es algo que deba hacerse a la ligera.

Muchas veces tomamos desiciones por compulsión, en frío y sin pensar, y luego nos arrepentimos. Cuando pienso en todos los animales que son abandonados a diario, más me convenzo de la importancia de elaborar un listado de «razones para adoptar».

Razones para adoptar un gato

«Responsabilidad es dar cumplimiento a las obligaciones y ser cuidadoso al tomar decisiones o al realizar algo. La responsabilidad es también el hecho de ser responsable de alguien o de algo».


1. El gran error.

Mi primer gato llegó a mi vida en el 2010, luego de una separación bastante dolorosa. No estaba en mis planes tener un animal sencillamente porque no estaba segura de poder cuidarlo. Pero mi amiga insistió e insistió y a los pocos días, el Dr. Oli Shapiro estaba instaladísimo en casa. Y aquí aparece el primer error: no se debe obligar a otro a tomar una decisión de esta clase. En mi caso, quería encontrar mis propias razones para adoptar un gato, más allá de la tristeza. Salió bien de milagro pero podría haber sido un desastre. La gente regala perros, gatos, conejos como si fueran remeras y no cae en la cuenta de la responsabilidad.

2. Los imprevistos

¡Cuidado, sillón en peligro!

Es todo muy lindo en la foto de instagram pero una adopción va más allá de eso: hay imprevistos, gastos fijos, horarios que se alteran y, en ocasiones, muebles destrozados. Tu vida tal como la conocés, desaparecerá. Esto no es ni bueno ni malo sino distinto. En lo personal, no volví a irme de viaje porque nadie quiere cuidar a mis gatos. Mis amigos viven lejos y Curni Lov y Dr. Oli Shapiro tienen necesidades muy marcadas, una rutina que hay que respetar y requieren más atención que una diva de Hollywood. Entonces, es importante recordar que toda decisión que involucre a otro ser vivo debe tomarse con la mente en frío. Repasar pros y contras, hacer una lista, planificar todo lo que sea posible y consultarlo con la almohada.

3. Armando la lista de razones para adoptar

Desde que arrancamos con #MiGatoDinamita, hace de esto seis años, nuestra visión de las cosas se fue modificando y aprendimos algo que parece una obviedad y sin embargo, no lo es: los animales no son cosas.
A diario recibimos mensajes, consultas y testimonios de personas que adoptan gatos (y perros) compulsivamente. ¡O adoptan y se arrepienten o adoptan y no tienen dinero para mantener al animal o adoptan y lo abandonan porque necesitan irse del país o a sus parejas no les agradan o son alérgicos! Por eso nos pareció importante hacer este episodio hablando del tema. ¿Hay muchas razones para adoptar un gato? Desde luego pero hay otras cuestiones a tener en cuenta que no son tan lindas ni amigables. Un animal tiene sus requerimientos específicos y estos son muy diferentes a los nuestros. Humanizarlos no es el camino; debemos armar un vínculo multiespecie con todo lo que esto implica. Responsabilidad y paciencia son dos de las palabras claves. Y no obligar a NADIE a hacerse cargo de algo que no desea.

Para poder desarrollar la idea con sus pro y contras, hablamos con una rescatista de gatos (Anahí de Gatitos de la Sarmiento) y con Carolina de Gaatoba (Gatos en Activ. Terapéuticas). Ambas explican perfectamente qué requisitos debemos cumplir y qué cosas pensar muy bien, antes de tomar la gran decisión.

Pueden escuchar el episodio #110 en Spotify o desde nuestra web.
Y si quieren comprar los libros que mencionamos (El tigre en la casa y La odisea de Homero), pueden visitar las páginas de Ed. Sigilo y Giratiempo libros.