Alimentos tóxicos para gatos

Es bastante común ver en las redes sociales como los humanos convidan jamón, chocolates y hasta helado a sus animales. Hay alimentos tóxicos para los gatos y si los comen, podrían enfermar severamente.

Alimentos tóxicos para gatos.

¿Cuántas veces te sentiste tentado de compartir algo que estabas comiendo con tu gato o perro? Seguramente muchas. Lamentablemente no todas las cosas que nosotros comemos son saludables para nuestros animales. Investigadores de la Universidad de Milan (Italia) hicieron una lista de alimentos apto para humanos que podrían provocar una severa intoxicación en mascotas. «Muchos de los alimentos aptos para el consumo humano pueden ser tóxicos para perros y gatos. Los casos de intoxicación generalmente se deben a la falta de conocimiento general sobre las enormes amenazas que estos productos provocan en nuestras mascotas», afirman Cristina Cortinovis y Francesca Caloni. Por esto tenemos que ser muy cuidadosos y asegurarnos que todo aquello que compramos para nosotros, esté fuera del alcance de nuestros amigos peludos.

Cortinovis y Caloni encontraron que los casos más conocidos de intoxicación de mascotas en el mundo, estaban linkeados al consumo de estos alimentos.

  • Chocolate y productos similares de chocolate
  • Plantas que contienen allium, como las cebollas, el ajo, el poro y el cebollín
  • Nueces de macadamia
  • Frutas vitis viníferas, como las uvas, pasas, sultanas y pasas de Corinto
  • Alimentos y productos que contienen xilitol como endulzante
  • El etanol en las bebidas con alcohol

A veces, es muy difícil controlar todos los peligros dentro de la casa pero siempre es importante estar muy atentos. Hay cosas que a nosotros no nos hacen nada y para ellos podrían ser fatales. ¿Qué otras cosas podrían ser nocivas para ellos?

  • Salsas picantes
  • Huesos de cualquier tipo (cocidos. Porque se astillan).
  • Galletitas
  • Grasas cocidas
  • Dulces
  • Café
  • Harinas refinadas
  • Embutidos: salchicha, salchichón, salame, hamburguesas, chorizo

Si tenés la sospecha de que tu gato o perro comió algo indebido, andá de urgencia al veterinario.

¿Hay plantas venenosas para gatos?

¿Hay plantas venenosas para gatos? Sí. Cuando uno adopta un gato no siempre tiene en cuenta que la casa en la que va a vivir el animal puede tener muchos peligros para él. A todos nos gustan las plantas y flores pero, lamentablemente, no todas son aptas para nuestros felinos. Tréboles, lirios, adelfas, palmera de sagú, potus y kalanchoe están en la lista de aquellas que uno debe quitar de la casa sí o sí.
La revista veterinaria dvm360 y la Dra. Justine Lee han recopilado una lista de las plantas venenosas más comunes de interiores y exteriores para perros y gatos. Les dejamos aquí el link. 

¿Hay plantas venenosas para gatos?


Si tu casa está llena de vegetación y no planeás modificar eso aunque sepas que puede ser peligroso, no olvides hacer una lista de todas ellas. En caso de una urgencia veterinaria, lo primero que el profesional te va a preguntar es si «comió algo indebido». Conocer los efectos de intoxicación por lirios, por ejemplo, podría salvarle la vida al gato.

Verde inaccesible

Yo no sé mucho de plantas pero si a vos te gustan, seguramente podrás asesorarte para colocar algunas de modo estratégico. Una posibilidad es colgarlas o ubicarlas en lugares muy elevados, que sean inaccesibles para ellos. Lo sé, los gatos saltan y trepan pero hay que tener en cuenta esas habilidades y ganarles de mano.

Su propio espacio verde

Este punto en mi casa no ha funcionado porque mi gato se da atracones con hierba gatera y termina vomitando. Si tu gato es más controlado, el catnip, el tomillo para gato, la valeriana y el pasto de trigo son muy buenas opciones. Obvio, no uses maceteros grandes para evitar que el gato confunda ese lugar con su caja sanitaria. ¡Y controlalo! Si ves que vomita seguido, chau verde. Es muy importante hablar con el profesional que atiende al animal para que sepas qué hierba podés cultivar y cuál podría ser la mejor. No es sencillo enseñarles por qué pueden comer determinada planta y no otra pero bien vale la pena el intento, ¿no?