Limpiar verduras

Nada me da más pereza que limpiar verdura. Cuando era chica, la veía a mi madre haciendo esto y me aburría. Pero la verdad es que no hay otra. Aún cuando me traen los bolsones de verdura orgánica, hay que lavarla igual por las dudas.

Lo primero que hago es enjuagar muy bien lo que voy a usar. En algunos casos hasta paso un cepillito por la cáscara. Luego, escurro y lleno la bacha con 1/2 taza de vinagre y una cucharada de bicarbonato y meto las verduras (sin hojas) allí. Y las dejo unos minutos. Como soy un poco obsesiva, procedo a pelar aquellas verduras u hortalizas con cáscara. Las vuelvo a enjuagar bien. Vacío la pileta y la vuelvo a llenar con agua limpia. Agrego jugo de un limón, 1/2 taza de vinagre blanco y otra cucharada de bicarbonato. Dejo otros 15 minutos y luego, enjuago muy bien, escurro y pongo todo a cocinar. Las chicas de bromatología en casa están en desacuerdo con este método y aconsejan usar unas gotas de lavandina pero… Lili He y sus colegas de la Universidad de Massachusetts han encontrado más eficaz al bicarbonato que al clorex. Yo uso bicarbonato.

Aquí dejo unos tips adicionales (fuente: ecoinventos.com)

  • Lo primero que puedes hacer es ponerlos en una cubo lleno de agua con una cucharada de Bicarbonato y otra de vinagre. No es 100% eficaz para limpiar de pesticidas, pero puede eliminar gran parte de estas sustancias tóxicas.
  • Si antes de manipular fruta o verdura se ha tocado carne, deben lavarse las manos y el resto de superficies y utensilios que hayan estado en contacto para evitar contaminaciones cruzadas.
  • Deben eliminarse las hojas externas que puedan estar dañadas o en mal estado, porque las bacterias que causan enfermedades crecen más rápido en esos lugares.
  • Retirar y rechazar las secciones de las frutas y verduras con hongos, heridas, cortes o zonas demasiado maduras y dañadas.
  • Algunas frutas y vegetales se pueden limpiar con la ayuda de un cepillo de dientes, frotándolos suavemente de modo que puedan eliminarse completamente residuos y suciedades. Puedes aplicar esta técnica con patatas, duraznos, zanahorias, pepinos, o manzanas, entre otros.
  • Otro truco muy efectivo para eliminar los residuos tóxicos de las frutas y vegetales es quitarle la piel. Aunque muchos de los nutrientes están presentes en las cáscaras, también es la parte que se ve más afectada por los pesticidas.
  • Refrigera inmediatamente las frutas y verduras cortadas.
  • Siempre limpia las frutas y vegetales antes de consumirlos, preferiblemente con agua fría.
  • No laves las frutas y las verduras con detergente ni jabón.
  • Lavar las hierbas como el cilantro, el perejil, el apio y la menta en manojos pequeños, dándoles vueltas hasta que todas las ramas queden limpias.
  • Volver a lavar los vegetales con agua, una vez pelados y cortados.
  • Secar los productos limpios con toallas de papel o con un paño limpio y seco para eliminar cualquier resto de bacterias.

Frutas para nuestros amigos

Los gatos y perros pueden comer frutas pero en muy poca cantidad y en algunos casos, no todos los días. Por lo general y si estoy en mi casa durante el día, se los sirvo en forma de snacks y en algunas ocasiones, los agrego en el plato, junto con la carne y las vísceras.
Manzanas: contienen antioxidantes y vitamina C y aunque algunos gatos gustan de masticarlas,  se pueden rallar. Acordate de lavarlas bien, quitarles la piel, el corazón y la semillas.
Espárragos al vapor: son una rica fuente de vitaminas y minerales pero como en algunos lugares son un lujo, hay que esperar a que llegue esa gran ocasión para compartir una pequeña cantidad con nuestros gatos.
Calabaza al vapor: una excelente fuente de fibra, antioxidantes y vitamina A
Vegetales fermentados: contienen probióticos, vitamina K2 y son desintoxicantes. Estos los uso a diario pero en una cantidad mínima.
Brócoli al vapor: es anticancerígeno, contiene fibra saludable y nutrientes beneficiosos incluyendo potasio, calcio, proteínas y vitamina C. (La veterinaria de mi gato me aconsejó a dárselo con frecuencia porque Amtommio está haciendo un tratamiento oncológico).
Espinacas al vapor: tienen propiedades antiinflamatorias. Para que mis gatos las digieran bien, luego de cocidas, las proceso con la minipimer.
Col Rizada: tiene vitaminas K, A y C, hierro y antioxidantes
Melón: alto contenido de vitaminas A y C. En verano, suelo servirlos como snacks pero a mis gatos mucho no les agrada.

La Dra. Karen Becker, por su parte, recomienda:

  • Cocinar los vegetales para evitar una asfixia y mejorar su digestibilidad
  • Servirlos naturales (sin azúcar, sal, especias, mantequilla u otros aditivos)
  • Proporcionárselos solo ocasionalmente, y en porciones muy pequeñas

Hablá con tu veterinario de confianza y que te aconseje, según la edad y el estado de salud de tu animal, qué cantidad de estos alimentos podés compartir con tu mascota.