El vómito es un signo clínico que puede aparecer asociado a multitud de procesos patológicos en los gatos. No siempre revisten de seriedad pero cuando se vuelven crónicos, hay que hablar con el veterinario, analizar al animal y ver qué está pasando. Desde luego que no todos los vómitos son iguales y si tenés gatos, seguramente habrás aprendido a distinguirlos. En lo personal, puedo diferenciar claramente los vómitos por gastritis (y stress), de las bolas de pelo, los atracones o aquellos que ocurren por demoras en servir el alimento. Incluso puedo darme cuenta cuando mi gata vomita porque está constipada.


Normalicé los vómitos durante los primeros cinco años de vida de mi gato Amtommio. Había buscado en google las causas y el por qué y todas decían más o menos lo mismo «bolas de pelo». Pero luego, y gracias a una de las veterinarias que lo atendió a lo largo de su enfermedad, comprendí que no solo no era normal que vomitara tres veces por semana aunque fuera gato de pelo largo sino que podría ser un indicativo de que algo no andaba nada bien.

Los vómitos pueden clasificarse por su cronicidad y por su apariencia. Y en el caso de que hablemos puntualmente de cronicidad ahi tendremos los agudos (duran menos de 5 días) y los crónicos (aparecen de forma recurrente o se extienden durante más de 5 días).

*El vómito alimenticio es claro y contundente. Suele contener alimento sin digerir o parcialmente digerido. En muchos casos se debe a que el gato devora la comida o se da atracones como sucede con uno de los míos pero también podría deberse a otras razones.

*El vómito transparente, espumoso se produce con el estómago vacío. En general, los gatos son rutinarios y suelen anticipar su próxima comida con antelación. En casa acostumbran a tomar la primera ración a las 9 de la mañana con lo cual, los gatos preparán su organismo una hora antes liberando ácido clorhídrico, jugos gástricos y bilis, todos los cuales son necesarios para digerir la comida. Si la comida nunca llega (nos quedamos dormidos, no estamos en casa o nos olvidamos descongelar el alimento), es factible que los michis vomiten líquido transparente. Ojo, también podría haber otras razones.

*El vómito amarillo o bilioso se llama así porque se lo asocia a la existencia de reflujo duodenogástrico o enteritis de intestino delgado.

*El vómito con gusanos o larvas

*El vómito estercoráceo o fecaloideo: podría sugerir que hay algo de sangre aunque para confirmarlo sería necesario acudir al veterinario. También revela la posible presencia de parásitos internos e incluso de neoplasias o varices gástricas o intestinales.

*El vómito proyectil como su nombre lo indica suele ser impulsivo sin náuseas ni arcadas y podría haber una obstrucción pilórica (conjunto de patologías que llevan a una obstrucción de la salida del contenido gástrico, cuyo signo característico es el vómito),

*El vómito con sangre fresca es el que se presenta con una tonalidad rosada o con pequeños hilos de sangre sin digerir. Si alguna vez tuviste tos con flemas o vómitos recurrentes durante una gastroenteritis sabrás muy bien cómo es el aspecto de este tipo de vómito.


En el episodio #120 de nuestro podcast, hablamos sobre el tema y compartimos, además, el testimonio de Penélope, una seguidora cuya gata Solcito no solo vomita un montón sino que además se arranca el pelo debido al stress. Es importante recordar que una de las causas más frecuentes del vómito de nuestros gatos está relacionada con mala alimentación por eso siempre es importante hablar con el veterinario de cabecera para ir descartando patologías o problemas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.